Propiedades medicinales albaricoque

priopiedades curativas albaricoque

Analgésico. Laxante. Vitamínico.

El albaricoque, Prunus armeniaca, es un árbol frutal muy conocido en diversos países. Su nombre común varía mucho de región en región, otros nombres con los que se le conoce es pavía, albaricoquero, damasco y en México se le conoce como chabacano.

Se trata de un árbol originario de Asia Central, pero se le puede encontrar fácilmente en cultivos alrededor de todo el mundo. El árbol fue llevado de Asia Central a Europa cerca del 400 a.C. y posteriormente se llevó a muchos otros países por los romanos y después los árabes. Cabe señalar que es un árbol que requiere cuidados, por lo que sólo se le encuentra en tierras fértiles y cultivos.

Las flores del albaricoque son de color blanco y ligeramente rosas, pequeñas y se agrupan en muchos racimos alrededor de todas sus ramas. Su floración se da durante la primavera y posteriormente se obtienen sus frutos los cuales son muy semejantes a los duraznos. Su fruto es comestible y muy delicioso, dentro de éste podemos encontrar una única semilla.

El fruto es la parte de interés de la planta, este se colecta a partir de junio, aunque puede variar ligeramente acorde a la región e cultivo.

Propiedades terapéuticas

Desde la antigüedad el albaricoque ha sido una planta muy apreciada tanto por sus beneficios alimenticios como sus efectos medicinales los cuales lo árabes describieron detalladamente. Se empleaba para tratar dolores de oído así como problemas en la nariz y también como tratamiento efectivo contra las hemorroides, muchos de estos usos prevalecen hoy en nuestros días.

El consumo de albaricoque es muy recomendable ya que es una rica fuente de vitaminas y minerales como el hierro. Al igual que muchas otras frutas, se recomienda su ingesta prácticamente en cualquier caso.

Si se deja secar el fruto se puede empelar como laxante. El jugo del albaricoque se emplea para tratamientos de la piel, se aplica de forma tópica y ayuda a mantener una textura suave en ella.

Es importante mencionar que este fruto puede provocar problemas digestivos a personas que son muy sensibles del estómago, y en niños puede llegar a provocar alergias.

Otro uso interesante es el que se le da a la goma que se extrae del tronco, del cual se pueden preparar jarabes expectorantes ideales para aliviar la tos.

Modo de empleo

Decocción. Se emplean 100 gramos de la fruta las cuales se cortan y se ponen a hervir en un litro de agua. Se puede aplicar en el oído o nariz para aliviar dolores, y se dan baños para combatir las hemorroides.

Fruto. Este se consume fresco como suplemento nutrimental y fuente de vitaminas. Si se consume seco sirve como laxante.