Propiedades medicinales alisma

propiedades de la alisma

Astringente. Antiinflamatorio. Diurético Rubefaciente

La alisma es el nombre con el que se le conoce a una variedad de plantas acuáticas del género alisma. Para fines de este artículo hablaremos sobre el llamado llantén acuático, cuyo nombre científico es Alisma plantago-aquatica, otros nombres de uso común incluyen pan de ranas, oreja de liebre o hierba “del perro rabioso” (nombre común en inglés).

La alisma crece en lugares cálidos o templados con alta humedad y siempre cerca de cuerpos de agua. Es una hierba perene la cual varía mucho en sus dimensiones, pudiendo ir desde 10 centímetros hasta más de un metro.

La planta se compone de un tallo grueso y largo el cual posee hojas en su base, estas son grandes y alcanzan longitudes de hasta 30 centímetros. Las hojas de la base crecen en forma de racimo alrededor del tallo principal. El tallo central es un “tallo floral” del cual se desprenden pequeñas ramificaciones donde podremos encontrar las flores.

El tallo floral carece en absoluto de hojas, por lo que las flores son fáciles de apreciar. Las flores de la alisma son pequeñas y de color blanco, poseen tres pétalos con bordes irregulares. La floración se da a lo largo de toda la primavera y verano, dependiendo de las condiciones de humedad.

Para fines medicinales las partes de interés son las hojas y las raíces, las cuales se pueden colectar en cualquier momento del año.  En algunas ocasiones también se llega a usar la cepa de la planta.

Propiedades terapéuticas

Las hojas de la alisma cuentan con una gran cantidad de almidón, junto con otros azúcares, sustancias tánicas, entre otros.

Antiguamente se le empleaba para el tratamiento de la rabia, aunque ya no se le suele dar este uso.

La alisma es ampliamente conocida por sus bondades como astringente, que ayuda a la sanación de heridas;  antiinflamatorio, que contrarresta la inflamación; y rubefaciente, que propicia la circulación de sangre y por ende puede ayudar a la curación de heridas.

Las hojas se pueden emplear para hacer infusiones que sirven como diuréticos para problemas como retención de líquidos o disuria. También se le atribuyen propiedades diaforéticas y antipiréticas que ayudan a reducir la fiebre.

Importante: Dentro del género de la alisma existen muchas otras hierbas de características similares, sin embargo, sólo esta variedad (plantago-aquatica) se emplea con fines medicinales. El uso de otras variedades podría no dar los efectos deseados e incluso provocar efectos contraproducentes.

Modo de uso

  • Hojas frescas. Las hojas frescas de la alisma se trituran y se aplican directamente en la zona de inflamación.
  • Infusión. Se toma una cucharada de hojas secas de alisma y se pone a hervir durante 15 minutos en una taza de agua. Esta infusión se puede emplear como antiinflamatorio aplicándolo en compresas, se puede tomar hasta 3 veces al día como diurético.

Investigación sobre la alisma

Investigaciones recientes señalan que la alisma podría tener propiedades hepatorregenerativas. (Screening of hepatoprotective activity of medicinal plant extracts on carbón trachloride-induced hepatotoxicity in rats por Jeon C.s. Suh I.O et al).

Otros estudios realizados en el 2012 en diferentes laboratorios señalan que podría servir para prevenir alergias. (Studies on Alismatis rizoma por Jubo Michinori, Mattsuda Hideaki et al).

Aunque aún no existe evidencia suficiente, pero esto podría dar nuevos usos a esta bondadosa planta.