Propiedades medicinales almez

propiedades del almez

Astringente. Antidiarreico. Antihemorrágico

El almez, Celtis australis, conocido también por los nombres de aligonero es un tipo de árbol caducifolio el cual es conocido por alcanzar grandes edades. Existen ejemplares a los cuales se les han estimado edades de más de 600 años.

Los almeces pueden alcanzar alturas de entre 20 y 25 metros, se caracterizan por tener un tronco firme y recto. La textura de la corteza es lisa y de color gris, con muy poca estrías a lo largo de todo el tallo.

Las hojas son abundantes y alcanzan tamaños de hasta 15 centímetros, poseen forma ovolanceada y tienen una terminación aserrada. El frente es de color obscuro mientras que el envés de las hojas es mucho más claro, en las hojas tiernas se pueden ver pilosidades. Las hojas del almez se caen comenzando el invierno y vuelven a brotar durante la primavera.

Las flores son carecen de pétalos, sólo poseen 5 pétalos de color amarillo verdoso. Tanto por sus pequeñas dimensiones como por la ausencia de pétalos las flores pasan desapercibidas fácilmente. El fruto de este árbol se conoce como almeza, el cual es comestible. Las almezas son negras por fuera y amarillas por dentro, en su interior encontramos una única semilla a la que le suelen llamar hueso.

La floración se durante los primeros meses de la primavera, y la maduración toma entre 4 y 6 meses, pudiéndose colectar los frutos hacia finales del verano o principios de otoño.

Para fines medicinales las partes de interés del almez son las hojas y el fruto. En ocasiones también se llega a usar la corteza. Aunque el uso más común es como culinario ya que su fruto es sencillamente exquisito.

Propiedades terapéuticas

Las principales propiedades son como tónico digestivo, astringente y antidiarreico. El consumo regular de su fruta ayuda a mejorar la digestión así como reducir problemas de disentería, inflamaciones en los intestinos, o similares. Este efecto también se puede obtener a través del consumo regular de infusiones a base de los frutos (por lo general verdes).

Otro uso común es como antihemorrágico, que se suele emplear para mejorar los periodos, casos de amenorrea, reducir sangrados prolongados durante la menstruación, así como reducir los cólicos. Sus efectos son muy recomendados para todo tipo de menstruaciones irregulares o dolorosas.

Modos de uso

Cocción. Se emplea media taza de frutos (u hojas) de almez y son puestos a cocer en medio litro de agua. Se deja enfriar y se toma a lo largo del día. Este es quizá el mejor modo de prevenir problemas de disentería.

Fruto crudo. Es el modo más común de consumirlo, si bien es poco nutritivo, el efecto de los taninos sigue presente y ayuda tanto como tónico digestivo como regulador del sangrado en las mujeres.