Propiedades medicinales aloe ferox

propiedades del aloe ferox

Laxante. Purgante. Colagogo

Dentro del género “aloe” podemos encontrar una gran variedad plantas las cuales son conocidas por sus amplias propiedades medicinales. Todas las aloe se caracterizan por ser plantas suculentas, con hojas grandes y carnosas, y el caso de la “áloe feroz” no es la excepción.

El aloe ferox es una suculenta nativa de África, se le puede encontrar alrededor de todo el sur del continente africano. El aloe ferox posee un tronco leñoso, aunque a edad temprana la planta crece a nivel del suelo y éste no se puede apreciar, sus hojas son grandes y se acomodan en forma de rosa, en la punta de cada hoja se encuentra una espina firme, y al borde de toda la hoja una serie de espinas más pequeñas. Conforme crece se puede apreciar más su tallo, el cual es delgado firme y leñoso.

El crecimiento de la planta es por lo general lento, aunque con el tiempo puede alcanzar alturas de hasta dos metros. Las flores son de color rojo o naranja, son pequeñas y de forma tubular, estas se agrupan alrededor de uno o más bohordos centrales los cuales agrupan las flores en forma de ramilletes muy atractivos.

Si bien la mayoría de estas plantas florean a lo largo de primavera o verano, el aloe ferox es una interesante excepción, su temporada de floración es durante el inverno.

Para propósitos medicinales se usan las hojas y las flores. A partir de las hojas se obtiene un jugo conocido como acíbar. Existen distintos métodos para obtener este jugo, su modo de preparación así como el modo de conservarlo.

Propiedades terapéuticas

El acíbar obtenido del aloe tiene diversos usos. Su contenido es principalmente agua, aunque también cuenta con compuestos como aloína, aloinósidos, y otros derivados. Su consumo ayuda a mejorar la digestión. También tiene efectos colagogos, que ayudan a depurar la vesícula biliar.

Sin embargo su consumo debe de ser moderados ya que en dosis más elevadas tiene efectos laxantes y/o purgantes que pueden llegar a ser indeseables en algunos casos.

Finalmente se debe de tener precaución ya que una ingesta prolongada o elevada puede traer dolores gastrointestinales. Su uso deberá siempre ser supervisado en caso de tratarse de mujeres embarazadas.

Modos de uso

  • Polvo de acíbar. Su ingesta es mínima, según señalo un especialista en el tema. Se consume antes de los alimentos para mejorar la digestión así como para depurar la vesícula biliar.
  • Zumo. Este se prepara a partir de diluir el acíbar en agua, se puede endulzar con azúcar y/o miel. Se toma por las noches como laxante o purga.