Propiedades medicinales alquimila arvense

remedios con alquimila arvense

Antiinflamatorio. Astringente. Tónico

La alquimila arvense, Alchemilla arvensis o también Aphanes arvensis, es una hierba perene similar a otras variedades de alquimila. También se le conoce con el nombre de pie de león. Es originaria de Europa y todo el Norte de África, en donde se le puede encontrar en regiones montañosas y templadas.

Se trata de una planta que crece en arbustos pequeños, de entre 5 y 15centímetros como mucho de altura. Sus hojas son pequeñas y se dividen en tres gajos, poseen forma dentada e irregular, su tamaño alcanza apenas 1 centímetro de largo.

Las flores de la alquimila arvense son verdes y muy pequeñas, por lo que a simple vista no se alcanzan a apreciar. La floración se da entre los meses de marzo y julio. La colecta de esta planta se lleva a cabo en los mismos meses, justo cuando los brotes de las flores aún no abren o cuando apenas han comenzado a florecer.

El nombre de la alquimila proviene desde las épocas de los “alquimistas” quienes solían emplear esta hierba para diversos usos. Al igual que cualquier otra hierba medicinal, esta se seca a la sombra y después se almacena en recipientes que la protejan del aire y humedad para así poder garantizar su correcta conservación.

Es una planta que se ha usado durante muchos años, sin embargo, existen poco estudios que detallen su composición.

Propiedades terapéuticas

Los usos de la alquimila arvense son los mismos que los de otras plantas del género Alchemilla, principalmente se le usa por sus propiedades como diurético, que ayuda a evacuar líquidos; así como por su actividad emoliente que ayuda a desinflamar.

Por su acción astringente es ideal para episodios de diarrea, al mismo tiempo ayuda a aliviar malestares de inflamaciones en todo el tracto gastrointestinal. Si se consume antes de las comidas ayuda como tónico.

Modo de uso

Decocción. Se emplea un puñado de hierbas secas y se colocan en una taza de agua hirviendo. Se deja durante 10 minutos y se toma cuando aún está caliente. No se recomienda añadir azúcar ya que esto puede repercutir si ya se tiene problemas de inflamación en los intestinos.