Propiedades medicinales amanita faloides

Amanita phalloides

Hepatotóxico. Hipoglucemiante. Tóxico.

La amanita faloides, cuyo nombre científico es Amanita phalloides, es un tipo de hongo con sombrero muy común en zonas boscosas. Se le puede encontrar en una amplia gama de colores, por lo general blanco, amarillo o verde, junto con pequeñas manchas verdes, grises o sin ellas.

Por lo general es una seta de tamaño pequeño, aunque en algunas ocasiones alcanza hasta 10 ó 15 centímetros de altura. El sombrero de la amanita faloides mide entre 5 y hasta 12 centímetros, este tiene un aspecto de sombrilla, si se ve por su interior se pueden encontrar líneas radiales. Conforme el hongo va creciendo el sombrero pasa de ser redondo y se convierte plano, ya en su etapa adulta este es casi una lámina gruesa.

Como cualquier hongo ésta especie carece de flores, por lo que no existe una temporada de floración. En su lugar se reproducen a través de esporas las cuales se almacenan dentro de las estrías del sombrero.

Es importante señalar que la Amanita phalloides es una especia altamente tóxica causante de la mayor cantidad de intoxicaciones por consumo de hongos. La intoxicación trae consigo severos daños al hígado y riñones, causando en muchas ocasiones la muerte.

Los efectos nocivos de este hongo son lentos, pudiendo tardar hasta doce horas (o incluso más) en presentarse los primeros síntomas. Esto permite que el tratamiento pueda ser oportuno en muchos casos. Los primeros síntomas son propios de muchas otras intoxicaciones: vómitos, dolores intensos en el estómago, diarrea. También se presenta una baja dramática en los niveles de azúcar circulante. Posteriormente los dolores se incrementa, se provoca fiebre y en algunos casos parálisis de extremidades.

El cocer, refrigerar o secar la Amanita phalloides no reduce su toxicidad, por lo que no se recomienda su uso en ningún caso. Las autoridades además recomiendan que no se colecten, y que no colocar esta especie cerca de otras setas que estén destinadas para el consumo.