Propiedades medicinales amapola

propiedades curativas de la amapola

Espasmolítico. Sedante.

La amapola, Papaver rhoeas, es una hierba ampliamente conocida por sus efectos sedantes. Es una planta anual la cual es originaria de Euroasia y también se le puede encontrar en la región norte de África, sin embargo su cultivo se ha extendido por muchas otras partes.

El tallo de la amapola es delgado y suele medir hasta 50 centímetros de altura, aunque existen casos en los que llega a medir hasta un metro. El tallo posee vellosidades blanquecinas que le confieren un aspecto brillante y suave.

Sus hojas crecen en ramas a lo largo de todo el tallo, carecen de peciolo, poseen una forma larga y sus orillas son dentadas. Las flores son lo que más caracteriza a esta planta, son rojas y poseen 4 pétalos delgados a los que se les describe tener un aspecto de papel.

El ciclo de la amapola comienza en septiembre, época en la que se pueden encontrar sus retoños, crece a lo largo de todo el invierno para finalmente florecer durante la primavera o en algunos casos (pocos) durante el verano.

El fruto de la amapola es una pequeña cápsula de color verde pálido. Dentro se puede encontrar una gran cantidad de semillas. Durante la época de colecta es común ver los campos de amapolas llenos de pétalos, la flor es muy frágil y se cae con facilidad. Este peculiar paisaje ha sido descrito por muchos escritores.

Para fines alimenticios se colectan los frutos y se emplean las semillas; mientras que para fines medicinales se emplean tanto las hojas como las flores. Ambas partes son puestas a secar en la sombra.

A pesar de su nombre común, la Papaver rhoeas, no debe de confundirse con la adormidera Papaver somníferum de la cual se obtiene el opio. Debido al uso como narcótico de la adormidera existe un fuerte control de esta en muchos países, además, existe una gran confusión sobre los usos de la amapola silvestre.

Propiedades terapéuticas

Los pétalos de la amapola poseen una ligera cantidad de alcaloides los cuales provocan un efecto sedante y espamolítico. Su uso más común es como tratamiento en casos de ansiedad o si se tienen problemas para conciliar el sueño.

La planta también se emplea para preparar diversas bebidas, y las semillas se emplean como condimento en diversos tipos de cocina. Como los pétalos tienen un efecto sedante, se excluye en la cocina.

Es importante señalar que a pesar de no tener un alto grado de toxicidad su uso no se recomienda en niños o mujeres embarazadas salvo que haya supervisión de un médico especialista.

Modos de uso

  • Infusión. Se emplean dos gramos de pétalos secos y se colocan en 250 mililitros de agua hervida y aun estando caliente. Se deja reposar por tres minutos y después se filtra. Esta infusión se toma hasta tres veces al día como un calmante, en la noche ayudará a prevenir el insomnio.
  • Extracto fluido. Se toman 10 gotas (o las que el médico señale) en un vaso de agua. También se vende esta preparación para hacer lavados de ojos.
  • Polvo. Se toman 0.3 gramos de los pétalos de amapola seca y se pulverizan. Se añaden en una oblea y se consumen a lo largo del día.