Propiedades medicinales apio caballar

remedios con apio caballar

Antiescorbútico. Aperitivo. Diurético

El apio caballar, Smyrnium olusatrum, es una planta bienal oriunda del Mediterráneo. Otros nombres con los que se le conoce es perejil macedónico, apio de caballo o similares. Cabe señalar que a pesar de su nombre común, esta planta no guarda relación alguna con el apio común.

Durante el primer año el apio de caballo crece una cepa y las hojas, y no es sino hasta el segundo año que sucede la floración y se pueden obtener los frutos. La altura normal ronda entre los 30 y 50 centímetros de altura aunque puede medir hasta poco más de un metro, su tallo es delgado y recto; y por dentro el tallo es hueco.

La planta está cubierta por hojas de gran tamaño y forma ovalada, usualmente de coloración verde aunque puede tomar tonalidades amarillas. La floración se da durante el mes de marzo en adelante durante toda la primavera.

La flor del apio de caballo es pequeña y de color amarillo, a partir del mes de junio se pueden obtener sus frutos los cuales son pequeños y redondos (apenas miden 5 mm) por lo que suelen pasar desapercibidos fácilmente.

Antiguamente se usaba esta planta como condimento, su sabor se describe como intermedio entre el apio y el perejil (de allí provienen sus nombres comunes). Hoy en día su uso en la cocina es raro y ha sido remplazado por el perejil.

Para fines medicinales la parte de interés es la raíz, esta se puede colectar durante el otoño del primer o segundo año. Se deberá secar en la sombra y después almacenar en un lugar seco y templado para garantizar su mayor duración.

Propiedades terapéuticas

Los usos del perejil de caballo son muy limitados. Se le usa como diurético en casos de retención de líquidos o disuria; como aperitivo para casos de falta de apetito; y finalmente como antiescorbútico por su aporte en vitamina C junto con otros nutrientes.

Si bien no se suele cultivar, es una planta que es fácil de encontrar en el campo alrededor de la mayor parte de Europa.

Modo de uso

  • Cocción. Se prepara con 30 gramos de raíz los cuales son puestos a hervir dentro de medio litro de agua durante unos 20 minutos. Este preparado se toma a lo largo del día para provocar la orina y también por su aporte vitamínico. Se solían preparar diversos guisos a partir de ella pero éstos se han sustituido con el perejil.
  • Natural. Se limpia la raíz con agua y después se troza. Se pueden preparar ensaladas muy ricas con ella.
  • Zumo. Se tritura la raíz hasta obtener un líquido, este se puede diluir en agua y beber. Antiguamente se preparaban vinos o miel a partir de este extracto.