Propiedades medicinales aristoloquia bética

remedios con aristoloquia bética

Analgésico. Antifebril. Emenagogo.

La aristoloquia bética, Aristolochia baetica, también conocida por los nombres de candilillos, farolitos, candil azul, entre otros nombres, es una planta trepadora iberfoafricana la cual pertenece a la conocida familia de las aristoloquiáceas las cuales se caracteriza por sus flores con forma de “trompeta”.

Su altura es muy variable y depende en gran medida de las condiciones climáticas, pudiendo así medir desde medio metro hasta 4 metros. El tronco es delgado pero con el tiempo se vuelve leñoso y obtiene más rigidez. Sus hojas son simples con forma acorazonada y alternas, de colores verdes claros. La parte más atractiva y distintiva de esta planta (y de todas las de la familia) es la flor.

Las flores crecen de forma aislada alrededor de toda la planta, tienen un tamaño que va entre 2 y hasta 8 centímetros, de color púrpura pardo. La forma es tubular y alargada, ligeramente curveada por la base. Esta forma tan atractiva es una forma para que la planta pueda autofecundarse.

La floración de la aristoloquia se da  durante la mayor parte del año, desde octubre hasta mayo. Básicamente durante los finales el otoño, invierno y hasta primavera.   Debido a la floración tan prolongada su colecta se puede hacer prácticamente todo el año.

Para fines medicinales se emplea la raíz de esta planta.

Propiedades terapéuticas

Los usos de la aristoloquia bética son poco conocidos, de hecho es una especie que se conoce poco dentro de la gran variedad de especies que hay en el género Aristolochia. Su composición no ha sido descrita y muchos de sus usos medicinales se conocen a partir de la tradición.

Se le atribuyen propiedades emenagogas, que provocan la menstruación en las mujeres y ayudan a regular tanto el sangrado como el tiempo. Ideal para sangrados abundantes o irregulares. Es importante señalar que su uso deberá ser siempre supervisado por un médico.

También se emplea como antifebril, para regular todo tipo de calenturas y fiebres. Tiene un ligero efecto analgésico que también puede ayudar a contrarrestar dolores variados.

Modo de uso

Infusión. Se prepara a partir de un trozo de la raíz la cual es puesta a hervir en 1 litro de agua. Se deja enfriar y se filtra. Se bebe esta infusión a lo largo del día, pudiendo añadir azúcar o miel para mejorar su sabor. La dosis deberá ser la que recomiende el médico.

Cocción. Se toma una taza de agua hirviendo y se coloca un trozo del tallo.  Se bebe para calmar la fiebre y menguar dolores leves. Es importante señalar que su efecto como analgésico es muy limitado.