Propiedades medicinales árnica

propiedades medicinales árnica

Antiinflamatorio. Vulnenario. Tóxico

Se conoce como árnica a una gran variedad de plantas herbáceas que se suelen agrupar dentro del grupo de las Arnica. Para fines prácticos en este artículo abordaremos a la Arnica montana, también conocida por los nombres de flor de tabaco, hierba de las caídas, o tabaco del diablo entre otros nombres.

Es una hierba oriunda de Europa, con una altura pequeña que ronda entre los 20 y hasta 60 centímetros de altura. El tallo es recto pero delgado, poco ramificado. En la parte baja de la planta podemos encontrar las hojas, las cuales son grandes, con forma ovalada lanceolada, con ligeros dientes. En la parte alta podemos encontrar sus flores las cuales son muy atractivas.

Las flores del árnica son de un amarillo intenso, con muchos pétalos delgados y largos. La floración. Su floración se da a través del mes de junio y en adelante durante el verano. Para fines medicinales la parte de interés son las cabezuelas de las flores (la flor antes de abrirse por completo), y las raíces. La flor se colecta antes de que se abra por completo, durante mayo o junio; y la raíz se colecta durante septiembre.

El árnica es una planta muy conocida por sus propiedades medicinales las cuales se han descrito desde hace varios siglos. Su uso hoy en día es frecuente debido a sus grandes beneficios.

Hoy en día se le puede encontrar en abundancia en la zona central de Europa y en el norte de España, si bien es algo escasa, es una planta que se puede cultivar fácilmente en el hogar.

Propiedades terapéuticas

El árnica posee diversas propiedades que la han vuelto popular para el tratamiento de la piel. Se emplea para suavizar e hidratar la piel, también para mejorar su aspecto en caso de que esté dañada.

También sirve como un efectivo antinflamatorio y vulnerario, de hecho existen muchas pomadas que emplean su composición para aliviar de forma rápida la inflamación y el dolor.

Es importante señalar que esta planta no deberá ingerirse bajo ninguna circunstancia debido a que es altamente tóxica.

Debido a que sus efectos son muy potentes, su uso deberá ser supervisado en todo momento ya que existe el riesgo de provocar reacciones alérgicas las cuales pueden ser muy dañinas.

Modo de uso

  • Pomada. Se prepara a partir del extracto de árnica, se le puede encontrar en muchas presentaciones en farmacias o tiendas homeopáticas. Entre sus presentaciones se encuentran cremas adicionadas con miel, malvavisco u otras hierbas que también son conocidas como remedios para inflamaciones. Se emplea sobre contusiones, no se recomienda aplicar sobre heridas abiertas.
  • Tintura. Se prepara con 40 gramos de raíz seca y 200 gramos de flores secas, estas se maceran durante 10 días dentro de un recipiente con alcohol. Después se filtra y se conserva en recipientes de vidrio obscuro.