Propiedades medicinales aro

propiedades del arum italicum

Expectorante. Purgante. Tóxico

El aro, Arum italicum, es una hierba perenne originaria de Europa y Asia. Otros nombres con los que se le conoce incluyen flor de primavera, hierba de aarón, yaro, jarrillo, entre muchos otros. Es una planta con una gran cantidad de sinónimos en nombres científicos, por lo que “Aro” es precisamente el nombre con el que se puede identificar más fácil a esta planta.

La planta consta de un tubérculo subterráneo del cual se desprenden varias hojas. Las hojas son vistosas y crecen en una agrupación tal que en el centro se encuentre la flor. El propósito de las hojas es proteger la inflorecencia.

El rizoma (tubérculo) alcanza un tamaño de entre 35 y hasta 40 centímetros de largo. Las hojas son notablemente largas, con forma de lanza, y pueden llegar a medir hasta 25 centímetros. La floración se da durante la primavera y hasta finales del mes de junio. La flor del aro es de color rojo y se caracterizan por tener un olor fuerte y desagradable.

Para fines medicinales nos interesa el rizoma del aro. Este se deberá lavar para remover toda la tierra, y después se pela y corta en trozos más pequeños. Se deja secar colgado de cuerdas a la sombra. La colecta por lo general se realiza durante marzo.

Es importante señalar que el rizoma del aro puede resultar tóxico, pero con el calor esto desaparece. Su uso deberá ser supervisado y en todo momento tener precaución al momento de consumirlo.

Propiedades terapéuticas

El rizoma del aro da un gran aporte de fécula. Se le conoce por sus propiedades como expectorante que pueden ayudar a descongestionar en caso de catarros, bronquitis y otras enfermedades respiratorias.

Otro uso menos frecuente es como purga. Esta deberá hacerse con cuidado y recordando que el rizoma deberá ser cocido antes de ser consumido.

Para cualquier otro uso por vía interna esta planta queda completamente desaconsejada.

Al aro se le atribuyen muchos otros usos para el tratamiento de úlceras en el estómago, sin embargo, debido a su toxicidad y a los efectos contraproducentes que se pueden presentar, no se recomienda.

Modo de uso

Cataplasma. Se toma un pedazo del rizoma del aro y se tritura en el mortero hasta obtener una pasta blanda. Esta se aplica sobre callos o verrugas para removerlos. Se cubre con una venda y se renueva la aplicación cada dos días.

Cocción. Se prepara a partir de un trozo del rizoma seco el cual será hervido en una taza de agua. Se filtra y se bebe a lo largo del día como expectorante.

Tintura. Se deberá obtener en farmacias homeopáticas. Su aplicación es acorde a las instrucciones que de un especialista, se emplea principalmente como expectorante.