Propiedades medicinales boj

usos medicinales del boj

Cardiotónico. Laxante. Purgante

El boj es el nombre común con el que se conoce a una pequeña variedad de arbustos perennes del género Buxus. En este artículo nos enfocaremos en el boj común, cuyo nombre científico es Buxus sempervirens. Se le conoce también con los nombres de alarguez, sargatillo, box, y otras variantes de nombre similar.

El boj es un arbusto de origen europeo, aunque en la actualidad se puede encontrar prácticamente en todo el mundo debido a sus usos como planta de ornato. Por lo regular es una planta de poco tamaño debido a que se le poda de forma regular, aunque puede alcanzar alturas de hasta 12 metros.

El tallo del boj es delgado y de consistencia dura. Las hojas son pequeñas y lanceoladas, opuestas, con un tono brillante en el envés y una tonalidad más obscura en el dorso. Las flores son pequeñas y de color amarillo pálido, resultan poco atractivas a la vista, pero suelen atraer a muchos insectos por su riqueza en néctar. La temporada de floración sucede entre los meses de marzo y abril.

Para fines medicinales las partes de interés son los tallos, las raíces y las hojas. Las hojas se colectan en cualquier temporada del año y se dejan secar a la sombra. Debido a que es una planta perenne, se pueden aprovechar sus productos en cualquier momento del año.

El tallo y las raíces por su parte poseen el alcaloide denominado “buxina” el cual confiere muchas de sus propiedades.

Propiedades terapéuticas

El principal componente activo y curativo del boj es su alcaloide anteriormente mencionado. La buxina posee propiedades laxantes o purgantes (de acuerdo a la dosis de consumo), también sirve como sudorífico y cardiotónico. También puede ayudar para asistir en problemas de la vesícula biliar.

Lo cierto es que el boj posee una gran fama como planta medicinal, y desde hace siglos que se han documentado muchos de sus efectos medicinales. Sin embargo, no toda la información es verídica o exacta. Hoy en día se sabe que muchos de estos efectos no son tan efectivos, y otros ni siquiera son ciertos.

De antaño el boj se usaba del mismo modo que la quinina contra casos de malaria, si bien esto podría seguirse usando, existen hoy en día mejores remedios.

Las hojas del boj se pueden usar como compresas, ideales para dar baños y aminorar los dolores reumáticos, causados por gota o erupciones en la piel. Nuevamente, existen mejores remedios hoy en día.

Una de las propiedades falsas del boj es como cura para la calvicie. Existen muchas anécdotas que señalan que los baños con su infusión previenen la caída del cabello, incluso existe una  leyenda urbana que señala que una mujer habiéndose quedado calva uso este remedio, y no sólo recuperaría la cabellera, sino que también adquirió una capa de pelo en la cara y cuello. Claro está, estas son sólo leyendas urbanas.

Modos de uso

Debido a la presencia de alcaloides, el boj sólo deberá usarse bajo supervisión de un especialista. El uso de esta planta puede provocar efectos de una intoxicación con síntomas como cólicos, dolores en el tracto digestivo e incluso trastornos nerviosos.

Se desaconseja totalmente la preparación de productos de forma doméstica.