Propiedades medicinales brecina

Usos de la brecina

Astringente. Antiséptico. Diurético

La brecina (Calluna vulgaris), también conocida como brezo, es una planta fanerógama común alrededor de Europa, América y el norte de África. Se trata de un arbusto perennifolio de tamaño pequeño. Se le conoce también por los nombres de argaña, bércol, urcina, entre muchos otros.

Es una planta de tamaño pequeño que no suele sobrepasar el medio metro de altura, denso en ramas y en hojas pequeñas las cuales están presentes todo el año. Las hojas son pequeñas y de color verde claro, mientras que las flores contrastan por su color purpura claro o lila. Las flores crecen en ramilletes largos en las puntas terminales de las ramas.

El fruto de la brecina es una cápsula de 4 lóbulos, dentro de cada lóbulo se encuentra una semilla.

La brecina se puede encontrar en suelos de gran variedad, desde llanuras y collados e incluso en las montañas, siempre y cuando el suelo no sea demasiado salino. Suele crecer en matorrales acompañado de otras hierbas.

La floración se puede dar a lo largo de todo el verano o incluso a principios del otoño. Durante la colecta la parte de interés son las flores. Ésta se realiza durante la temporada de floración, cuando las flores aún se encuentran frescas.

La brecina entre los criadores de abejas ya que del néctar de la brecina se obtiene una miel de gran calidad. A continuación profundizaremos en los otros usos que se le da a la planta, en el campo de la salud.

Propiedades terapeúticas

La composición de la flor de brecina es rica en diversos ácidos como el tánico, cítrico y fumárico, que junto con la quercetina le confieren la mayoría de sus propiedades medicinales. También contiene inulina, arbutasa y taninos que le confieren otras propiedades que pueden resultar de interés.

Entre sus propiedades más interesantes están sus efectos astringentes, que ayuda a la curación de heridas en la piel; sus efectos antidiarreicos, que siempre son de gran utilidad; y sus efectos antisépticos, que contrarrestan infecciones. Al igual que muchas otras hierbas medicinales, tiene un ligero efecto diurético.

La brecina es usada desde hace muchos siglos en la medicina tradicional austriaca, en donde se emplea para tratar problemas de infección u otros en vías urinarias y riñones. Existen quienes también la consideran ideal para excretar el exceso de ácido úrico que pueda haber, aunque de forma general cualquier diurético puede ayudar en esto.

Modos de uso

  • Decocción. Es el modo más común de uso, se hierve un puñado de flores dentro de un litro de agua a fuego bajo. Se toma de una hasta tres tazas a lo largo del día y se continúa el tratamiento hasta que la infección haya desaparecido.
  • Baño. Se emplea para problemas en la piel, la preparación se suele combinar con otras hierbas para potenciar los efectos.