Propiedades medicinales caragola

usos medicinales caragola

Diurético. Febrífugo

La caragola, Erodium supracanum, también conocido como Erodium Rupestre es un arbusto perteneciente al género Erodium el cual se estima posee más de 300 especies descritas, pero tan sólo un poco más de 100 son oficialmente aceptadas y bien definidas. Este detalle hace que sea difícil de identificar propiamente la caragola y es común que reciba diversos nombres tanto científicos como comunes. Pertenece a la familia de las Geraniaceae (Geranios) los cuales son conocidos como plantas de ornato en muchos horaes.

La caragola es una especie perene la cual ronda alturas de entre 15 y 30 centímetros, aunque suele crecer casi al ras del suelo. Suele crecer en suelos rocosos, en donde crecen raíces gruesas que penetran entre las rocas.

La planta suele crecer más hacia lo ancho que a lo alto, conforme crece se va a abultando y adquiriendo forma de una “almohadilla” la cual se ajusta a la forma de la roca sobre la cual ha crecido.

Las hojas de la caragola son de color verde o verde cenizo, se encuentran recubiertas de un pelo blanco muy fino que le confiere el color grisáceo. La floración se da a lo largo de toda la primavera y verano.

Crece a lo largo de toda la península ibérica, aunque suele ser más abundante hacia el noreste de España. Especialmente se le puede ver en las partes montañosas de las regiones de Aragón y Cataluña.

Para fines medicinales las partes de interés de esta planta son los tallos y las hojas. Estas se deben de secar a la sombra y después almacenar en recipientes que no permitan que se humedezcan, de lo contrario sus propiedades se pierden rápidamente.

Propiedades terapéuticas

La caragola es una planta que no ha sido descrita a gran detalle aún y su composición aún es desconocida. Sin embargo, su uso como planta medicinal es conocido desde hace tiempo en la región de Cataluña. La planta se ha usado a lo largo de los años para combatir enfermedades venéreas, así como ayudar a la curación de heridas y golpes; finalmente, al igual que muchas otras plantas, posee propiedades diuréticas y febrífugas.

La cocción de caragola se aplica sobre heridas causadas por golpes o caídas para reducir la inflamación y reducir con ello el dolor. También se puede tomar la infusión de esta planta para causar diuresis, y sudoración, que ayudan en problemas de acumulación de líquidos y episodios prolongados de fiebre.

Aunque no se han probado estos efectos, también se dice que ayuda a disolver coágulos y mejorar la circulación.

Debido a su difícil clasificación, se recomienda acudir con un especialista que pueda identificar correctamente esta planta.

Modos de uso

  • Infusión. Se prepara con las raíces secas de esta planta. Se toma una porción de raíces y se deja hervir con 1 litro de agua. Este té se puede beber en cualquier momento del día. Estimula la sudoración y provoca diuresis.