Propiedades medicinales cardo santo

Centaurea benedicta

Antibiótico. Diurético. Fungicida

El cardo santo, conocido también como cardo bendito, y reconocida con los nombres científicos de Cnicus benedictus o también Centaurea benedicta, es una hierba anual originaria del mediterráneo.

Su altura es moderada rondando los 70 centímetros de alto, consta de un tallo recto y de una gran cantidad de ramas, debido a la gran cantidad de ramas su aspecto es como un arbusto. Las hojas destacan mucho, pues estas son de gran tamaño en comparación al de la planta, éstas son ovaladas con bordes dentados muy pronunciados.

La flor del cardo santo es muy atractiva, siendo pequeñas esferas de color amarillo que crecen rodeadas de un adorno color magenta o rosa. El fruto es un aquenio cilíndrico pequeño de apenas 1 centímetro.

Tanto el borde de las hojas como las ramas y el tallo están dotados de espinas por lo que se debe de tener cuidado al momento de realizar la colecta. Ésta se suele hacer durante la temporada de floración que comprende primavera y verano.

Al igual que otros cardos, suele crecer con facilidad, su distribución es extensa, se le puede ver en casi toda Europa, y también en parte de Norteamérica donde es una especie que ha sido introducida.

Propiedades terapéuticas

Del cardo bendito existen dos propiedades de gran interés: fungicida y antibiótico. El primero previene y contrarresta infecciones causada por hongos, mientras que la segunda contrarresta infecciones causadas por bacterias.

También se le atribuyen propiedades como antiglucemiante, que ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, por lo que puede servir para personas que padecen diabetes ligera.

Su uso más común es como aperitivo, aunque el sabor de sus hojas puede resultar muy amargo para algunos.

Modo de uso

Su uso no se recomienda debido a que los efectos adversos suelen ser comunes. Su uso deberá ser moderado y siempre supervisado por un médico especialista. Se encuentra contraindicado durante el embarazo y la lactancia.

  • Infusión. Se prepara con 25 gramos de la planta entera los cuales se hierven dentro de un litro de agua y después se deja reposar. Se toma antes de cada comida para alentar el apetito.
  • Polvo. Se obtiene de triturar la planta seca. Se puede consumir en una oblea y sirve como diurético.
  • Empastes. Se preparan a partir de las hojas y se aplican sobre la zona infectada.