Propiedades medicinales cedro de Líbano

Cedro libanés

Antiséptico. Balsámico

El cedro de Líbano, Cedrus libani, es un árbol de gran tamaño y como su nombre lo sugiere, proviene de Líbano, aunque se suele encontrar en Jordania, Israel, Siria y Turquía, también se ha introducido en otros países, en Norteamérica se suele encontrar en diversos bosques y parques nacionales. Es una especie perene que crece en zonas montañosas.

El cedro libanés es popularmente conocido, se sabe que los fenicios ya apreciaban las propiedades de su madera, los egipcios extraían la resina de este árbol para hacer las momificaciones, y a lo largo de la Biblia se suelen hacer muchas referencias a este árbol. Hoy en día el cedro libanés es el emblema nacional de Libano.

El árbol es grande, supera los 30 metros de altura acompañado de tallos gruesos de varios metros de diámetro. El árbol crece mucho en su base, esparciendo sus ramas hacia lo ancho, lo que le da un aspecto piramidal.

La floración del cedro libanes se da en primavera. Para propósitos medicinales la parte que se colecta son las hojas, a partir de las cuales se hacen diversas preparaciones o se puede extraer la esencia.

Propiedades terapéuticas

Debido a que es un árbol poco común tanto en la península como en Latinoamérica, su uso suele ser poco común y se remplaza por otras plantas.

Su principal uso es como antiséptico, el cual ayuda a combatir infecciones; también se puede usar para tratar reacciones alérgica en la piel así como sarpullidos.

Si se pueden conseguir productos de cedro libanés, te los sugerimos, pero si no es el caso siempre se puede optar por otras opciones.

Modo de uso

  • Emplasto. Se usan las hojas frescas del cedro. Se machacan hasta hacer una pasta fina, se aplica sobre un paño y se usa para desinfectar heridas en la piel. Tiene un efecto moderado, existen plantas que son mucho más efectivas como antisétpicos.
  • Bálsamo. Se prepara a partir de la esencia, se emplea como desinfectante.