Propiedades medicinales de la Acedera

Propiedades medicinales de la Acedera

Diurético. Laxante. Remineratilzante

La acedera, Rumex acetosa, conocida también como vinagrera es una planta originaria de Europa la cual es muy conocida por sus usos culinarios.  Se trata de una hierba anual que se puede cultivar fácilmente

La planta puede alcanzar alturas de hasta 60 centímetros. Con raíces las cuales pueden alcanzar profundidades de más de 60 centímetros. Tanto el tallo como las hojas de la planta son comestibles, y la totalidad de la planta puede ser aprovechada.

Las hojas inferiores de la planta son cortas, con longitudes de 7 a 15 centímetros con una forma de punta de flecha. Las hojas superiores son más grandes y gruesas.

Las flores de la acedera son de color rojo o verde, florean en primavera y verano, y posteriormente toman un color púrpura. Se trata de una planta dioica, una característica poco común entre otras plantas, que significa que los sexos son distintos entre planta y planta. Por lo que existen plantas con flores masculinas solamente y plantas con flores femeninas exclusivamente.

La acedera crece fácilmente en prados con humedades medias y altas, preferentemente en suelos ricos en hierro. En la península se le puede encontrar por toda la zona norte.

De esta planta resultan de interés médico las hojas y la raíz. La colecta se puede hacer en víspera de su floración. Éstas son recolectadas y posteriormente puestas a secar en el sol. Se deberán conservar en recipientes que impidan el contacto con la humedad.

En caso de que esté destinada al consumo, se colectan y mantienen frescas (sin secar) y se suelen colectar a mediados del verano.

La acedera es rica en oxalatos, que le confieren su rico sabor. También posee antranquinonas, que le confieren propiedades laxantes; taninos, que poseen propiedades antimicrobianas, antiparasíticas y antivirales; y quercetina. Además de tener ricas cantidades de hierro (en forma de sales) y vitamina C.

Propiedades terapéuticas.

La acedera es una planta que se usa principalmente para la gastronomía, pero existen usos terapéuticos de gran utilidad.

Principalmente se le conoce por sus propiedades aperitivas, diuréticas y laxantes. Por lo que se le considera una planta que purifica el cuerpo y la sangre. La planta se recomienda para pacientes con problemas de retención de líquidos, oliguria y estreñimiento.

Durante la Edad Media se le recetaba como antiescorbútico (enfermedad derivada de la falta de vitamina C). Esto antes de que se conociera la existencia de las vitaminas.

Por sus contenidos ricos en hierro, su consumo se recomienda para acciones remineralizantes y para contrarrestar problemas de la anemia.

Al cocinarse éstas son puestas a hervir. El agua resultante se suele desechar por su alta concentración de oxalatos, aunque esta se puede emplear para remover manchas de tinta de la ropa.

No se recomiendan los tratamientos de acedera en personas con problemas de riñón, o cálculos renales. Debido a su alta función remineralizante puede agravar estos problemas.

Modo de empleo

.- Polvo de raíz seca. Se toma 1 gramo de la raíz de la acedera, se pone a secar y posteriormente se muele. Se puede preparar una cantidad mayor y poner a conservar.

Se toma el polvo por la noche antes de dormir, o en la mañana al despertar.

.-Vino de acedera. Se macera con 15 gr de raíz en polvo. Se deja reposar por 7  días y después se filtra. Se toma una copa en las comidas principales del día (tarde o noche).

.-Infusión. Se toma una cucharada de hojas de acedera y se pone a hervir con una taza de agua. Se pueden tomar hasta dos tazas de la infusión al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>