Propiedades medicinales de la Adelfa

Adelfa

Cardiotónico. Diurético. Tóxico

La adelfa, Nerium oleander, es una planta tipo arbusto la cual puede alcanzar alturas de hasta cinco metros. También conocida por los nombres de rosa de laurel o trinitaria, es una planta originaria de la zona de Mediterráneo la cual se extiende hasta China.

El tallo de la planta es rígido y de un color verde grisáceo, posee una gran cantidad de ramas las cuales crecen en forma ascendente sin ningún tipo de orden preciso. La hoja es de tipo laceolada la cual posee una característica vena color blanco en medio la cual divide la hoja en dos partes idénticas.

La adelfa posee una flor rosa que puede variar en tonalidades hasta el blanco. Crece en ramilletes al final de las ramas. Su floración es muy abundante y comienza en verano. El fruto de la planta se da después de la floración, se trata de una vaina doble la cual es muy rica en semillas.

Esta planta suele crecer en las inmediaciones de cuerpos de agua, usualmente ríos. En la península es muy común desde el Ebro y alrededor de todo Portugal.

De esta planta las partes de interés medicinal son las hojas, las cuales se pueden colectar a lo largo de todo el año.

Propiedades Terapéuticas

La adelfa es una planta muy tóxica, por lo que su uso se desaconseja en todo tipo de tratamiento. Existen otros remedios naturales los cuales pueden servir para los mismos propósitos sin representar un riesgo tan elevado como esta planta en particular.

Las hojas de esta planta poseen una gran cantidad de heterósidos, que le confieren las propiedades cardiotónicas; además de un contenido variado de flavonoides y ácido ursólico.

Los heterósidos de la planta tienen efectos tónicos sobre la musculatura del corazón. En dosis bajas ayuda a fortalecer el corazón y controlar el ritmo cardiaco (analéptico). Las sustancias de esta planta se pueden sintetizar y se emplean en la industria farmacéutica. Existen diversas presentaciones las cuales están disponibles para el consumo, aunque en todo momento se prescriben bajo supervisión médica.

La adelfa también tiene un fuerte efecto diurético, aunque no se suele usar con este fin.

Su uso doméstico no se recomienda debido a los elevados riesgos que conlleva. Suele ser una planta de uso ornamental en muchos hogares, en donde se debe de tener cuidado de que los niños más pequeños no la consuman.

Investigaciones recientes la designan como un posible tratamiento para el cáncer. Aunque esto aún está a discusión y no existe una evidencia sólida al respecto.

Precauciones

En caso de consumirse, los primeros síntomas suelen ser fuertes dolores estomacales acompañados de vómitos. Si bien existen pocos registros de muerte por intoxicación, la gravedad de su sintomatología puede ser ´motivo de hospitalización.

Ante una intoxicación de adelfa es importante monitorear el ritmo cardiaco del afectado y suministrar medicamentos que ayuden a estabilizarlo.