Propiedades medicinales de la avena

propiedades medicinales de la avena

Diurético. Remineralizane. Sedante.

La avena (Avena sativa) es una planta de la familia de las gramíneas que suele crecer en zonas templadas. Se caracteriza por un tallo que llega a medir un metro de altura y sus hojas lanceoladas y planas con un color distintivo verde azulado. Su fruto es un cereal que se utiliza en una gama amplia de alimentos.

El tallo de la planta de la avena es hueco. Sus flores que son de color blanco aparecen en los meses de junio y agosto, y posteriormente se cosecha el grano antes del otoño.  Se produce un grano único por flor. Debido a que las flores aparecen pareadas, asimismo los granos se producen de dos en dos, cubiertos de una cáscara.

La avena contiene minerales como cobalto, cobre, hierro, magnesio y zinc, además de vitaminas como la A, B1, B2 y PP. Por último, contiene otras sustancias como almidón y celulosa.

Propiedades terapéuticas

Debido a la riqueza de nutrientes, el uso primario de la avena es como vitamínico. Sin embargo, tiene propiedades sedantes, por lo que se puede utilizar como ansiolítico en casos de depresión o insomnio. En casos de hipertensión, u oligurias se puede emplear como diurético. También tiene propiedades laxantes.

Si se administra por vía tópica puede ayudar a disminuir la inflamación, por lo que su uso es conveniente en casos de alergia, varicela y otros tipos de irritación.

Modo de uso

  • Extracto fluido. El jugo de avena se puede utilizar para procesos de osificación. Se diluyen 25 gotas del jugo en agua y se reparte en las tres comidas del día. De ser requerido se puede aumentar el número de gotas.
  • Decocción. Para fines nutrimentales, por cada litro de agua se añaden 25 gramos de avena. De preferencia debe incluirse la cáscara. Hervir durante media hora.
  • Uso externo. Para tratar alergias o salpullidos existen productos como jabones y geles de baño que utilizan la avena como ingrediente.