Propiedades medicinales del Acebo

Propiedades medicinales del acebo

Antipirético. Diurético. Laxante. Tóxico

El acebo, Ilex auifolum, también conocido como agrifolio es un tipo de árbol perene que puede alcanzar alturas de 10 hasta 25 metros. Este árbol puede llegar a ser muy longevo, con registros de haber alcanzado hasta 500 años de edad, aunque en la mayoría de los casos llega a unos 100 años.

Usualmente se encuentran árboles de una altura de 1 metro, aunque en el campo se pueden encontrar árboles mucho más grandes.

Las hojas de este árbol son duras y tienen una forma muy particular. Las hojas miden de 5 a 12 centímetros de largo y de 2 a 6 centímetros de ancho, con un color oscuro en la parte superior y siendo más claras en la parte inferior. En inglés se le conoce a la planta como holly  y sus hojas son las empleadas para los adornos navideños.

El acebo da flores muy pequeñas en racimos, de color blanco y cuatro lóbulos. La floración se da de abril a junio y los frutos maduran hacia finales del mes de septiembre. Los frutos tienen un aspecto muy atractivo, de color rojo intenso, forma redonda y brillante. Debido a su color atractivo suelen darse incidentes de intoxicación con niños que lo consumen, puede llegar a ser mortal, por lo que es un árbol que no se suele tener en el hogar.

Del acebo las partes que resultan de interés medicinal son las hojas, las cuales se pueden colectar todo el año por la naturaleza misma de la planta.

Como ya comentábamos anteriormente, durante la temporada navideña se suelen colectar ramas y hojas para hacer adornos de mesas, cestos y decorar las puertas. Se debe de tener cuidado con las hojas tiernas las cuales suelen contener espinas.

Las hojas tienen concentraciones de teobromina, una sustancia con efectos similares a la cafeína, además de taninos, y distintas resinas. Además de ilicina y ácido iléxico (ligeramente tóxicos para el tracto digestivo); y ácido ursólico, al cual se le confieren distintas propiedades medicinales.

Propiedades terapéuticas.

Debido a los riesgos asociados a los frutos del acebo, junto con la toxicidad que existe en las hojas, los usos del acebo son limitados. En todo caso es importante tomar dosis moderadas y buscar la supervisión de un médico o especialista.

Las hojas se preparan de distintas maneras para combatir una gran variedad de problemas de salud. Sus principales usos son como diurético y laxante (ambos efectos causados por el ácido iléxico).

Además se le atribuyen propiedades antifebriles que se pueden emplear para distintos malestares, siempre y cuando no se descuide la ingesta de líquidos que podría agravar los malestares.

Los frutos del acebo no tienen uso medicinal práctico. Existen quienes los recetan como purgantes de gran efecto, sin embargo, la dosis puede resultar tóxica y provocar efectos indeseables como vómitos, dolores estomacales, diarreas e incluso convulsiones. En niños pequeños puede ser mortal, por lo que su uso no se recomienda para ellos.

Modo de empleo

.- Decocción. Se toma una cucharada de hojas secas y se ponen a hervir en una taza de agua. Se dejará hervir por dos minutos.

Se pueden tomar hasta dos tazas al día. Nunca hacer decocción con las bayas del acebo.

.- Polvo. Las hojas colectadas son puestas a secar y se pulverizan. Se pueden tomar de 1 a 2 gramos de este polvo a lo largo del día.