Propiedades medicinales del Aciano

Propiedades medicinales del AcianoAntibiótico. Antiinflamatorio. Diurético.

El aciano, Centaurea cyanus, también llamada azulejo, es una hierba de  es una planta herbácea la cual puede alcanzar alturas de hasta un metro. La planta se caracteriza por su flor de color azul intenso y con una forma muy singular.

Se trata de una planta anual la cual es nativa de Europa, aunque hace tiempo fue propagada por todos los continentes (salvo por las zonas áridas de África). Sin embargo, debido a la agricultura intensiva su presencia se ha disminuido notablemente.

El tallo del aciano es delgado y flexible, posee una gran cantidad de hojas de forma lanceada con longitudes de 1 a 4 centímetros. La planta se distingue por sus flores de color azul que resultan muy atractivas, con diámetros de 1.5 a 3 cms.

En el pasado se trataba de una hierba que era considerada plaga la cual solía afectar diversos cultivos (maíz, avena, trigo, entre otros). Hoy en día su hábitat natural se encuentra en peligro debido al desplazamiento en búsqueda de campos fértiles. Hoy en día la planta se ha logrado conservar gracias a su uso como planta de ornato.

Al aciano posee mucílago, diversos flavonoides, así como taninos. También posee una rica cantidad de pigmentos (principalmente la cianina) que le confiere los colores intensos que se parecían en sus flores.

Del aciano resulta de interés las flores, las cuales se colectan hacia el final del verano y principios del otoño.

Propiedades terapéuticas.

De forma general se considera que las flores con colores más intensos resultan más efectivas en los distintos tratamientos. A partir de las flores se pueden preparar distintos remedios para prevenir infecciones y como antiinflamatorio.

El agua preparada del aciano se puede emplear como antiinflamatorio. Aunque su uso más conocido es en ramo de la oftalmología. El agua de aciano se emplea para lavados oculares que ayudan a aliviar irritación y ardor de los ojos. También sirve como un descongestionante ocular, por lo que se emplea para el tratamiento de enfermedades como la conjuntivitis y la blefaritis.

Los lavados con agua de aciano se recomiendan para mejorar la visión. Los pigmentos que el confieren el color a la flor poseen propiedades regenerativas para los vasos de la retina, lo cual ayuda a regenerar la vista.

Existe otra gran cantidad de usos que se le atribuyen a la planta, tales como diurético, para ayudar a la expulsión de líquidos; antibiótico, para la prevención de infecciones; antifebril, para combatir la temperatura.

Al tomarse el agua de aciano se puede ayudar a distintos problemas digestivos como es la anorexia, la falta de apetito, y problemas de digestiones lentas con meteorismo.

Modo de empleo

.- Infusión. Se prepara con una cucharada de flores puestas a hervir en una taza de agua. Se pueden hacer lavados con esta infusión de acuerdo a lo que se necesite. También se pueden tomar hasta 3 tazas de esta infusión para mejorar la digestión como mencionábamos anteriormente.

Es importante tomar condiciones higiénicas especiales en caso de que se vaya a emplear para baños oculares. Una alternativa es recurrir a las soluciones farmacéuticas disponibles.