Propiedades medicinales del Acónito

Acónito

Analgésico. Sedante. Tóxico

Se conoce por el nombre de acónito, o anapelo, a una gran variedad de plantas herbáceas de la familia Ranunuculacae, de todas ella la variedad más conocida y usada es el acónito común Aconitum napellus. Se trata de una planta anual la cual se caracteriza mucho por la forma y color de su flor.

Esta planta es nativa de las zonas del norte de Asia. Posee un tallo erguido con hojas palmeadas. La planta alcanza alrededor de los 30 centímetros de altura compuesto de varios tallos, cada uno de los cuales cuenta con un ramo de flores en su punta.

Las flores posee un color azul intenso y son zigomorfas, sus coloraciones pueden variar desde tonos púrpura oscuros, hasta blancos, incluso hay variedades con flores amarillas y rosas. La flor puede poseer de 2 a 10 pétalos, los cuales hacen un arreglo similar al de un casco.

El anapelo florece a lo largo del verano, posterior a su floración la planta se seca. Al siguiente año la planta vuelve a crecer a partir de las mismas raíces.

El acónito crece en las cercanías de arroyos o zonas con mucha humedad, en la península se puede encontrar en los Pirineos y alrededor de la cordillera de Cantabria. Alrededor de toda Europa suele ser también común en zonas boscosas.

Terminada la floración se realiza la colecta de la planta. De ella la parte de interés medicinal es la raíz y las hojas las cuales contienen los componentes activos de interés. Es importante colectar y almacenar con cuidado las raíces, debido a su semejanza con los tubérculos de otras plantas se corre un elevado riesgo de intoxicación.

El acónito es considerado una planta de alta toxicidad por la OMS, organismo que no recomienda su uso medicinal. A partir del 2004 se acordó la regulación y prohibición de su comercio debido al elevado riesgo que implica a los consumidores. Su uso ha quedado restringido a especialistas farmacéuticos y médicos. El uso del acónito en forma medicinal va acompañado de un estrecho seguimiento médico. La cantidad letal varía de 3 a 4 gramos para un adulto.

Propiedades Terapéuticas

Su uso no es recomendado salvo bajo la supervisión de un especialista.

Existen registros de su uso en tiempo de los griegos y los chinos (220 a.C.) Quienes emplearían pequeñas dosis para inhibir el dolor.

El acónito puede ser empleado como un potente analgésico el cual inhibe el dolor rápidamente. Durante mucho tiempo fue empleado en la medicina de oriente con este propósito. Hoy en día su uso perdura en algunas regiones de China.

La planta también fue usada en Europa hasta el siglo XX. Se empleó como sedante y relajante del corazón. También se llegó a emplear para combatir lapsos de fiebre provocados por enfermedades como resfriados, neumonía o infecciones en las vías respiratorias, aunque su mayor uso fue como anestésico local. Con la llegada de otros anestésicos que suponían menor riesgo, el acónito cayó en desuso.

La intoxicación por acónito se caracteriza por un estado de ansiedad y excitación inicial seguido de un adormecimiento en todo el tracto digestivo: labios, lengua y garganta. Posteriormente se presentan malestares gastrointestinales que pueden provocar nausea, diarrea y vómito. Las personas pueden entrar en un estado de somnolencia el cual es acompañado de un episodio de hipotensión e hipotermia. El mayor riesgo es una parálisis del sistema respiratorio que puede provocar asfixia.

En caso de intoxicación el tratamiento es de soporte y monitoreo de signos vitales hasta que el paciente logre estabilizarse. Se suele administrar carbón activo para ayudar a la desintoxicación, además de fármacos para prevenir la bradicardia.