Propiedades medicinales del Ajo

Propiedades medicinales del Ajo

Hipotensor. Antiséptico. Antifúngico.

El ajo común, Allium sativum, es una planta bulbar originaria de Oriente Medio. Se trata de una planta con un largo historial en usos culinarios y medicinales. Esta planta fue estudiada y empleada por las culturas egipcia, griega, árabe y romana. Por lo que se trata de una de las plantas más estudiadas de toda la historia.

La planta se reproduce a partir de bulbos de los cuales emerge un tallo rígido y cilíndrico que puede alcanzar alturas de hasta 30 centímetros. A partir del taño se desprenden hojas finas y largas, en la parte baja las hojas son más cortas. A nivel de tierra crece el bulbo, la conocida cabeza de ajo, que es la parte de interés de la planta.

El bulbo crece conforme las raíces se expanden. La cabeza del ajo es de color blanco y cada uno se puede dividir en distintos gajos, usualmente llamados dientes. Cada bulbo puede contener entre 6 y 12 dientes. Los dientes poseen un olor bastante característico que le dan un gran valor gastronómico.

El ajo florea a lo largo de toda la primavera y el verano, al terminarse la floración es la temporada de recolección. La floración del ajo no resulta de especial interés debido a que la planta se puede reproducir a partir de los dientes. Los bulbos se deben cosechar en otoño.

La presentación clásica del ajo es en las llamadas “ristras” que son las plantas del ajo trenzadas desde sus hojas, misma forma en la que se almacenan y se secan para su posterior comercialización.

Propiedades terapéuticas

El ajo posee distintas propiedades terapéuticas, se puede emplear como diurético, para mejorar problemas de retención de líquidos; como antiséptico, para prevenir y contrarrestar infecciones microbianas; antifúngico, para prevenir infecciones de hongos; hipotensor, para bajar la presión arterial; hipocolesterolemiante, para reducir los niveles de colesterol en la sangre;  antiateromatoso, para tratar los ateromas; antiagregante, para reducir los riesgos de coágulos en la sangre; e hipoglucemiante, para reducir los niveles de azúcar en la sangre.

Como podemos apreciar, se trata de una planta con una gran variedad de usos que pueden ser muy beneficiosos. Algo importante de señalar respecto al ajo es su amplio uso como medicamento alternativo, en especial en casos en los que los fármacos no logran dar los resultados deseados.

El ajo se puede aplicar en heridas para prevenir infecciones tanto bacterianas como de hongos. Su consumo también puede combatir problemas estomacales propios de infecciones, incluso enfermedades agresivas como la difteria.

Actualmente uno de sus principales usos es como purificador del cuerpo a través de sus efectos en la sangre. El consumo de ajo ayuda a reducir niveles de grasa y azúcares en sangre, que permite combatir y prevenir toda una serie de problemas metabólicos asociados a la diabetes y a la hipercolesterolemia.

También se puede empelar como expectorante, con excelentes resultados ante enfermedades agresivas de las vías respiratorias como la tuberculosis, la tos ferina, y otras similares en las que se busca poder despejar las vías respiratorias rápidamente.

Es importante señalar que en personas altamente sensibles puede provocar malestares estomacales. En algunos casos también puede provocar problemas de alergias, por lo que es importante asesorarse antes de comenzar un tratamiento con ajo.

Modo de empleo

.- Tintura. Se consume de 20 a 40 gotas a lo largo del día, se emplean después de cada comida principal.
.- Esencia. Se toman 0.2 gramos antes de las principales comidas del día. Alternativamente se pueden consumir encapsulados, o en soluciones como suplementos.
.- Planta seca. Se consume de 0.4 a 1.5 gramos al día. Se puede consumir en distintos alimentos.

El ajo es una de las plantas medicinales más conocidas y es común conseguir encapsulados o grageas como complementos alimenticios. Estos productos suelen tener mucha popularidad debido a que no tienen los olores características del ajo.

Aunque por tratarse de una planta de cuidados sencillos se puede cultivar fácilmente en el hogar.