Propiedades medicinales del ciprés

Ciprés medicinal

Astringente. Antirreumático. Venotónico

Se conoce con el nombre de ciprés a una gran variedad de árboles pertenecientes al género Cupressus. Para fines prácticos de este artículo, nos referiremos al ciprés común, Cypresus sempervirens, una especie la cual es común a lo largo de toda la región del Mediterráneo y Medio oriente, y también presente en algunas regiones de Europa, América y Asia.

Se trata de una planta conífera de gran tamaño, la cual puede superar los 35 metros de altura. Sus periodos de vida son prolongados, a la fecha se han logrado encontrar distintos ejemplares con edades que superan los 1000 años.

El ciprés es un árbol de gran porte, su follaje es de color verde obscuro. Las hojas son ramillos cortos que rondan los 2 a 5 milímetros de largo. Las ramas son finas, de forma circular y con un color verde obscuro. Los cipreses poseen flores de ambos géneros; las flores masculinas son diminutas, de apenas 3 a 5 milímetros, poseen un color amarillo pálido. Las flores femeninas por su parte son piñas de color verde de unos 2 a 3 centímetros. La floración se da durante los meses de primavera, y la propagación se da en otoño del próximo año (20 meses después).

El ciprés es un árbol al cual siempre se le ha asociado con conexiones espirituales, para algunas culturas era un símbolo asociado a la muerte. Esto sigue siendo cierto hoy en día, pues en la mayoría de cementerios alrededor del mundo se le suele usar como árbol de ornato.

Propiedades terapéuticas

La planta contiene grandes cantidades de esencia, con concentraciones elevadas en tallo y ramas. La esencia posee alfa-pineno, cadineno, canfen y cedrol; en conjunto producen el olor característico de muchas coníferas. Los aromas del ciprés se han asociado desde antaño a la curación de enfermedades respiratorias.

También se le atribuyen propiedades antirreumáticas, astringenetes y venotónicas.

Debido a sus propiedades sobre el torrente sanguíneo, se le puede usar para curar hemorroides y varices. Su uso ayuda a la vasoconstricción y hemostasia.

Modo de uso

  • Supositorio. Se deben de adquirir con personal especializado. La dosis será la que señale el médico. Se emplean como tratamiento para las hemorroidos.
  • Extracto fluido. Se puede adquirir en farmacias especializadas, la dosis será la que el médico señale. Se consume en un vaso de agua antes de cada comida, ayuda a aliviar las toses espasmódicas.
  • Aceite esencial. Se consume antes de cada comida para aliviar la tos
  • Pomada de ciprés. Suele contener una alta concentración de aceite esencial, se ayuda para aliviar las hemorroides.