Propiedades Medicinales de la Verbena

propiedades medicinales de la verbena

Antiinflamatorio. Antiséptico. Antirreumático. Sedante

La verbena comprende un amplio grupo de plantas herbáceas procedentes de Europa a las cuales se les atribuyen distintos usos terapéuticos. En esta ocasión hablaremos de la Verbena officinalis L. la cual es conocida por diversos nombres como hierba de Santa Isabel, verbena macho, verbena de San Juan, hierba de la ictericia, y también el nombre de “curalotodo”.   

La familia de las verbenáceas es muy amplio, se estima existen 250 especies distintas sin contar a algunas subespecies. Aunque similares en aspecto, no todas son medicinales y es algo que deberemos tomar en cuenta al momento de colectarla.

La Verbena officinalis es una hierba perenne que puede crecer fácilmente en cualquier terreno. Su tallo es recto y puede alcanzar alturas de casi un metro. De su tallo se desprende una gran cantidad de ramas las cuales tienen un surco marcado.

Las hojas por su parte tienen formas de lanzas irregulares, con lóbulos con colores que van desde el lila claro hasta el púrpura intenso. Las hojas se agrupan en forma de espigas y en medio de ellas sale la flor.

Es una planta fácil de encontrar a lo largo de todos los continentes con excepción de Oceanía. Se le puede encontrar en praderas, bosques, cercana a cuerpos de agua, y en escombreras. Debido a su gran adaptabilidad se puede encontrar prácticamente en donde sea siempre y cuando haya algo de sombra y agua.

La verbena completa resulta de interés para fines medicinales, esto es raíces tallos, hojas y flores. Estas partes son colectadas durante el verano y puestas a secar en la sombra.

¿Cómo se conserva la Verbena?

La Verbena se puede conservar, luego del secado, en bolsitas o frasquitos herméticos que la resguarden de la humedad y el polvo.

Es importante asegurarse de que estas condiciones se cumplan para así garantizar una vida útil prolongada. De hacerlo bien la colecta podrá servir durante dos años o más.

Propiedades Medicinales de la Verbena

La Verbena posee el heterósido verbenalósido, el cual tiene funciones estimulantes sobre el sistema nervioso. A partir de esta substancia se obtienen otros compuestos con efectos similares como el verbenalol, la vebenalina, y el hastatósido.

Se recomienda su uso para una gran variedad de padecimientos.

Como sedante se emplea como relajante cardiaco, para combatir el insomnio, aminorar estados de ansiedad, disminuir dolores intensos de cabeza como son las migrañas.

También tiene propiedades astringentes (por los taninos) que ayudan a la sanación de heridas, también posee efectos antiinflamatorios (por los mucílagos), por lo que resulta ideal para una gran variedad de lesiones. Provoca la circulación de sangre en forma local, lo cual tiene efectos benéficos en las heridas.

También se recomienda como un antibiótico para prevenir enfermedades infeccionas de diversas índoles.

Como astringente también sirve para el tratamiento de reumas.

Estudios realizados en el 2006 le atribuyen un posible efecto neuroregenerado para enfermedades como el Alz Heimer (Sau-Wan lai, Man Shan Yu, et al en Novel neuroprotective effects of the aqueous extracts from Verben officinalis )

Es importante señalar que los efectos sobre el sistema nervioso pueden reducir la actividad de la tiroides, lo cual puede ser altamente riesgoso en algunos pacientes con problemas de tiorides, además de mujeres embarazadas.

¿Cómo se usa la Verbena?

  • Infusión. Se maceran 15 gramos de hojas y tallos secos en una taza de agua. Se puede tomar de 2 a 3 veces al día.
  • Infusión de uso externo:  Preparar la misma infusión con 30 gramos de hojas, esta se puede emplear para lavados oculares..
  • Polvo: Se toman las distintas partes de la planta en forma seca y trituran hasta obtener un polvo fino. Se toma ½ cucharadita de cuatro a cinco veces al día. Se puede acompañar con miel.
  • Extracto fluido: Suelen haber diversas presentaciones líquidas de extracto de verbena en las farmacias, tomar según lo indicado.
  • Vinos: Se macera un litro de vino blanco con 60 gramos de la planta seca y desmenuzada. Después de 15 días se cuela y filtra el contenido. Se pueden tomar 3 copas de éste al día.