Propiedades medicinales albarraz

propiedades curativas albarraz

Antineurálgico. Vermífugo.

El albarraz, Delphinium stphisagria, es una hierba anual la cual nativa de la región central de Europa y gran parte del Mediterráneo. También se le conoce con los nombres de alberraz, estafisgaria, hierba piojera, entre otros nombres que aluden a su propiedad para combatir infecciones de piojos (pediculosis).

Se trata de una planta de tallo firme el cual puede alcanzar alturas de más de un metro, incluso hasta un metro y medio. Sus hojas son de gran tamaño, pudiendo alcanzar tamaños iguales que los de la palma de un adulto (15 cm de largo). Las hojas están divididas en 5 a 9 puntas que se suelen describir como de mano abierta.

La temporada de floración del albarraz comienza en junio y continúa a lo largo de todo el verano. Sus flores son de un color azul intenso, crecen en ramilletes en las partes altas. La flor se compone de cuatro pétalos: dos inferiores con forma ovalada, y los otros dos presentan forma falciforme. La flor junto con sus sépalos (5 de estos) le da un aspecto muy atractivo a esta flor.

El fruto es pequeño y de color negro, este se colecta a partir del mes de octubre. Las semillas contienen aceites, además de alcaloides como la delfinina el cual puede resultar altamente tóxico.

Debido a sus propiedades nocivas se debe de tener cuidado en el uso de esta planta y no se deberá usar sin la supervisión de un médico u homeópata con conocimientos en el tema.

Propiedades terapéuticas

Desde la antigüedad se empleaba para combatir piojos, de allí varios de sus nombres comunes. Se reducen las semillas del albarraz a polvo y esta se aplicaba sobre el pelo. También se puede mezclar con aceite para untarlo, o bien, rociarlo en lugares donde anidaran los piojos. Sus semillas también son efectivas en el tratamiento de sarna.

Hoy en día se emplean las propiedades de la delfinina como antineurálgico. Esto se debe hacer sólo bajo supervisión médica ya que su administración interna puede resultar letal.

Modos de uso

Sólo abordaremos sus modos de uso tópico ya que los usos internos deberán ser acordé a lo que prescriba el médico.

  • Polvo. Se emplean las semillas secas, las cuales deberán ser molidas hasta obtener un polvo fino. Se aplica sobre la piel o cabello para combatir sarna y piojos.
  • Cocción. Se emplean 20 gramos de semillas secas en un litro de agua. Se hierve durante 20 minutos. Se puede rociar este líquido en lugares donde haya insectos y se les quiera ahuyentar.