Propiedades medicinales alhucema

propiedades de la alhucema

Antiséptico. Antiespasmódico

La alhucema, Lavandula latifolia, también conocida como lavanda, árnica de monte, barbay, espígol, madresalva, es una planta que crece en forma de arbustos alrededor del oeste de Europa. Suele ser una planta común en Francia, España, Portugal e incluso en Reino Unido.

Es importante señalar que el género Lavandula se comprende e una gran variedad de especies con características similares, en ocasiones se puede confundir a la alhucema con el espliego (Lavandula spica).

Lo más característico de la alhucema y con lo que podremos diferenciarla de otras especies es por su tallo el cual es alto y abundante en ramas, junto con sus hojas que son grandes, anchas y blanquecinas. Un arbusto grande puede alcanzar alturas de hasta 80 centímetros y sus hojas alcanzan hasta 10 centímetros de largo.

Las flores de la alhucema despiden un olor agradable, aunque no tan notorio como el del espliego. La flor es pequeña y de color azul o morado. Su floración se da a lo largo del mes de julio.

Para fines medicinales la parte de interés es la flor, la cual se colecta justo cuando se encuentra completamente abierta. La colecta se suele hacer por las mañanas de días soleados (que es cuando la flor abre en su totalidad) y posteriormente se secan las flores a la sombra. Como cualquier otra hierba, se procura usar bolsas o recipientes herméticos para prolongar su vida útil.

Propiedades terapéuticas

La composición de la alhucema es variada en distintos componentes, entre ellos alcanfor, cineol, borneol, entre otros componentes que le dan sus propiedades y también su aroma (el alcanfor principalmente confiere el aroma).

De forma general se dice que la Lavandula latifolia posee una esencia de menor calidad que la Lavanda común (Lavandula angustifolia) aunque esto puede pasar a ser lo menos importante si se administra correctamente.

Entre sus propiedades se encuentran cualidades antiespasmódicas así como antibacterianas. Se trata de un excelente antiséptico que se recomienda para infecciones de la piel y en heridas cutáneas. Su consumo ayuda  en problemas de espasmos digestivo aunque su uso de esta forma es poco frecuente.

También se le suele usar en cuestiones de aromaterapia, aunque es importante señalar que su olor fuerte provocar irritación en las mucosas. También puede provocar reacciones alérgicas en la piel por lo que se recomienda discreción en su uso.

De forma ingerida su uso no se recomienda debido a los diversos efectos secundarios que puede provocar: gastritis, nauseas, vómitos entre otros síntomas similares a los de una intoxicación. Existiendo otras plantas que ofrecen los mismos efectos sin tener dichos efectos secundarios.

 Modo de uso

  • Infusión. Se prepara con una cucharada de flores secas en una taza de agua. Se deja hervir por 10 a 15 minutos. Se puede tomar hasta tres veces al día (suspender su consumo si se presentan efectos indeseables).
  • Esencia. Se obtiene en farmacias especializadas. Se toma de 2 a 4 gotas (o según se indique) sobre un terrón de azúcar. También existen presentaciones en encapsulados.
  • Uso tópico. Se prepara la misma infusión y se hacen lavados con la esta infusión. Ideal para tratar infecciones en la piel.