Propiedades medicinales cardencha

Usos medicinales de la cardencha

Aperitivo. Diurético. Sudorífico.

La cardencha, Dipsacus fullonum, también conocida por los nombres de cardo, raspayos, u otros nombres que aluden al “cardo” es una planta herbácea proveniente de Europa, aunque también se le puede encontrar en Centroamérica y Sudamérica. El nombre de cardo proviene de un uso de antaño en el cual se empleaba esta planta para cardar la lana de ovejas.

Se trata de una hierba anual la cual pertenece a la familia de las dipsacáceas, la cual cuenta con alrededor de 150 ejemplares. Ésta y muchas otras especies son comunes en la zona del Mediterráneo, y se adaptaron fácilmente al clima de Sudamérica.

El tallo de la cardencha es fino y alto, pudiendo alcanzar alturas de poco más de un metro y medio. Posee pocas ramas, éstas emergen casi de la raíz del tallo y crecen de forma vertical. Las hojas por su parte son grandes y largas, con una silueta lanceolada y dentada, y con una textura ligeramente rugosa.

La raíz de la cardencha es similar a un nabo grande, de éste emergen raíces que suelen expandirse de forma horizontal.

Las flores de esta planta son muy distintivas: son grandes y poseen diferentes coloraciones, por lo general lila, pero en ocasiones toma tonalidades rosas o ligeramente rojas. La flor emerge en la parte superior alrededor de una cabeza cónica cubierta de espinas. La floración se da a lo largo del verano.

Para fines medicinales la parte de interés es la raíz. Esta se puede colectar en cualquier momento del año. Se debe de lavar y después cortar en trozos pequeños para finalmente ponerla a secar a la sombra. Al colectar la cardencha se debe de tener cuidado con las espinas de las inflorescencias.

Propiedades terapéuticas

La cardencha cuenta con diversas propiedades que se han descubierto con los años y que se han dado a conocer por generaciones. Muchas de estas propiedades son comunes alrededor de todas las variedades de cardos. Destaca por sus propiedades como diuréticas y sudoríficas, que se puede emplear para combatir la fiebre y como depurativo; así como aperitivo, para episodios de falta de apetito.

Dentro de las cabezas de la inflorescencia se pueden encontrar unos pequeños gusanos de color blanco y forma alargada (Tylenchus dispaci). Se dice que estos gusanos se pueden aplastar y emplear como sedantes para el dolor de dientes. (Uso que no he podido verificar con ninguna fuente).

El otro uso (no medicinal) es el de los cardos propiamente, que se pueden usar para cardar la lana. De hecho existen personas que prefieren esta solución a los cardos metálicos.

Modo de uso

  • Decocción. Se emplea una pequeña porción de raíces secas (unos de 10 gramos) y se dejan cocer en medio litro de agua, después se filtra y se añade azúcar o miel si así se desea. Esta preparación se puede tomar a lo largo del día. Tiene un efecto diurético y ligeramente sudorífico, si se consume antes de las comidas abre el apetito.