Propiedades medicinales cerraja

Cerraja

Aperitivo. Depurativo. Diurético.

La cerraja, Sonchus oleraceus, es una planta herbácea proveniente de Europa, Asia y el Norte de África, la cual se vive por ciclos de 1 o 2 años. En caso de tener un ciclo bienal, el primer año crecerá para florecer durante el segundo. Su altura varía considerablemente pudiendo alcanzar alturas de 30 hasta 80 centímetros.

Las hojas poseen un aspecto muy característico, se puede decir que se dividen en dos segmentos; el primero de ellos consta de dos bordes triangulares; el otro segmento es una sola hoja en forma triangular (ver la foto para una mejor referencia). Las flores de la cerraja son pequeñas, se agrupan en corimbos (pequeños ramilletes, cada uno con 5 flores), poseen un color amarillo intenso.Los frutos son pequeñas cápsulas de color obscuro con superficie ligeramente rugosa.

Es una planta que puede suele adaptarse muy bien a todo tipo de suelos y ambientes. Se le puede encontrar a la cercanía de las playas o incluso en las montañas.

Su floración se puede dar en cualquier momento del año, por lo que la colecta también se puede hacer en cualquier momento del año. Las partes de interés de la cerraja son las hojas y la raíz.

Ambas partes se secan en la sombra y después se almacenan.

Propiedades terapéuticas

Tanto las hojas como los tallos poseen un látex el cual es rico en fitosferina, una sustancia que a la fecha poco se conoce. Se sabe que contiene diversos flavonoides que le confieren propiedades aperitivas.

Popularmente se ha usado también contra la ascitis, infección e inflamación del peritoneo.

Tiene una acción antibiótica que se aprovechaba tanto para infecciones del estómago como infecciones en la piel, efectiva en casos de heridas purulentas. Hoy en día estos usos son prácticamente inútiles ya que existen mejores remedios para combatir infecciones.

Hoy en día las hojas se pueden usar como laxantes y diuréticos; su consumo moderado también ayuda como digestivo y depurativo.  Su sabor es agradable al paladar por lo que sus hojas se pueden añadir a las ensaladas cual si se tratara de lechugas, o bien se puede cocinar como si se tratara de espinacas.

Modo de uso

Su modo más común es consumirla fresca, como decíamos anteriormente, puede acompañar ensaladas de forma práctica. Otros modo de uso incluyen:

  • Infusión. Se prepara con las hojas y raíces secas. Éstas son puestas a hervir en 1 litro de agua. Se toma una taza (se puede endulzar) antes de cada comida para obtener un efecto digestivo.
  • Decocción. Se prepara sólo con las hojas. Se hierven en 1 litro de agua y filtran. Se toman hasta 3 tazas al día, su efecto es similar al de la infusión.
  • Emplastos. Hoy en día no se usan. Se preparaban para combatir infecciones en la piel.
  • Jugo. Se prepara a partir de la raíz de la cerraja. Se muele y tuesta, para finalmente obtener un extracto similar al café. Esta bebida se toma después de las comidas.