Propiedades medicinales cicuta

Cicuta usos

Analgésico. Antiespasmódico. Tóxico.

La cicuta, Conium maculatum, es una planta herbácea perteneciente a la familia de las apiaceas (familia emparentada con el apio). Se trata de una planta común en Europa y a lo largo de toda América, suele crecer en suelos ricos en nitrógeno y zonas húmedas. Es una especie popularmente conocida por sus efectos tóxicos los cuales solían usarse en la antigua Grecia, la ejecución de Sócrates es quizá el caso más conocido. También es común escuchar casos de intoxicación en los cuales las personas confunden esta planta con el apio o el perejil Sus efectos son nocivos por lo que no se debe usar bajo ninguna circunstancia.

Es una planta de aspecto semejante al apio, sus tallos son altos, alcanzando alturas de entre 1.5 y 2 metros.  Su tallo crece de forma erecta, tiene el interior hueco y en su exterior estrías que corren de forma paralela. Las hojas por su parte son de color brillante intenso, poseen muchas segmentaciones similares a las del apio.

Las flores de la cicuta son umbelas con una cantidad abundante de pequeñas florecillas de color blanco. La cicuta florece durante el mes de mayo. El fruto madura a lo largo del resto de la temporada, desde junio hasta agosto.

Propiedades terapéuticas

La cicuta posee una alta cantidad de alcaloides los cuales producen diversos efectos en el cuerpo. Otras substancias que se conocen incluyen la goma, diversas resinas, minerales y pectinas. Entre los diversos alcaloides se encuentra la coniceina y la coniína, una poderos neurotoxina la cual reprime la actividad del sistema nervioso central.

A lo largo de la historia esta planta se usó como antiespasmódico. Al reducir la actividad del sistema nervioso los ataques de espasmos se podían controlar. Sin embargo una sobredosis puede paralizar los músculos y la respiración. Otro uso es como sedante.

La cicuta ha probado ser un potente sedante capaz de aliviar dolores de diversos orígenes, y siendo un remedio para casos en los que otros analgésicos han probado ser insuficientes. Cabe señalar que la cicuta no se usa como tal y son derivados sintéticos de los alcaloides los que se suelen usar.

Desde hace varios años se estudian sus posibles usos para combatir el dolor crónico de pacientes con cáncer.

Su uso por vía interna no se recomienda.

Su uso por vía externa deberá ser siempre bajo supervisión de un especialista.