Propiedades medicinales de albahaca

Propiedades medicinales de albahaca

Aperitivo. Digestivo. Sedante.

La albahaca, Ocimum basilicum, también conocida como alhábega en algunas regiones, es una hierba aromática propia de zonas tropicales la cual puede medir desde los 30 centímetros hasta un metro y 30 centímetros.

Se trata de una planta fácil de cultivar y adaptable a muchos tipos de clima, por lo que es fácil cultivar un poco en el hogar y así aprovecharla tanto como condimento como sus efectos medicinales.

La albahaca posee un tronco con muchas ramas de las cuales se desprende una gran cantidad de hojas aovadas sin divisiones (enteras). Las flores son de color blanco y se disponen en largos ramos que cuelgan desde las ramas.

Se caracteriza por tener un aroma fuerte y particular, razón por la cual se usa desde tiempo de los griegos quienes la denominaron basileus que significa rey. Aunque su uso medicina es más propio de la India y el sureste asiático como parte del sistema médico Siddha.

La albahaca florece hacia verano, aunque su floración puede variar notablemente de acuerdo a su localización y los cuidados que se le den a la planta. Se considera que los mejores cultivos son aquellos que posean mejor aroma.

De esta planta lo que más interesa durante la recolección son las hojas. Estas se suelen emplear frescas para que así conserven su aroma. El producto medicinal más común es la esencia de la albahaca la cual posee múltiples usos que describiremos a continuación.

La esencia es rica en aceites como el estragol, cineol y el eugenol, los cuales confieren su aroma. Debido a su aroma y su ligero sabor, es una planta de uso culinario muy común.

Propiedades terapéuticas

La esencia de la albahaca posee propiedades aperitivas, que fomentan el hambre; digestivas, que mejoran los procesos digestivos y alivian malestares estomacales; y también ligeros efectos sedantes. Aplicada de forma tópica (en la piel) tiene efectos analgésicos, que alivia el dolor; vulnerarios, que ayudan a la sanación de heridas; y antisépticos, que previenen infecciones.

El consumo de albahaca se recomienda a personas con problemas de desnutrición, al ayudar a mejorar el apetito; problemas de digestión lenta o problemática, al mejorar la digestión, o con dolores y espasmos, al reducir los dolores.

Se ha encontrado que su consumo puede ayudar a reducir episodios de jaquecas y disminuir la intensidad de las mismas.

Aplicada sobre la piel ayuda a sanar heridas, quemaduras y a mitigar dolores musculares. Aunque se debe recordar que un uso excesivo puede provocar irritación de las mucosas y en piel sensible.

En algunas localidades se emplea la albahaca para ahuyentar plagas de mosquitos, por lo que se han hecho diversos estudios sobre su posible toxicidad. A la fecha no se ha demostrado ningún riesgo para el ser humano, sin embargo, un consumo excesivo puede traer efectos narcóticos y nocivos.

Modo de empleo

.- Infusión. Se toman 5 gramos de hojas frescas y se hierven en una taza de agua. Se añaden unas cuantas gotas de limón y algo de azúcar para complementar la infusión.

Se toma una taza después de cada comida del día para mejorar la digestión.

.- Esencia. Se extrae de las hojas y se debe tomar de 2 a 3 gotas en cada comida.

Antes de esta ayuda a aumentar el apetito, y después ayudará a la digestión.

.- Polvo. Se pulveriza la planta y se espolvorea en la nariz para provocar el estornudo.