Propiedades medicinales de la colicosa

ColicosaAntiséptico. Cicatrizante. Digestivo

La Satureja graeca, conocida con el nombre de colicosa, es una planta medicinal de pequeña envergadura que ha pasado bastante desapercibida para la medicina facultativa, por culpa de otras plantas de similares características.

De estructura leñosa, esta planta (que permanece viva durante todo el año) está formada por ramas de pequeño grosor y forma recta, las cuales se recubren por hojas de forma estrecha que nacen directamente de la rama.

Dado que su uso facultativo no está demasiado extendido, es probable que sea un tanto complicado adquirirla en las herboristerías. Si no quieres recorrerte la ciudad buscándola en vano, te aconsejamos que te des un paseo por la naturaleza, en zonas en las que la tierra se caracterice por su sequedad y aridez.

Aunque se puede recolectar a lo largo de todo el año, el mejor momento para conseguir todo lo que se aprovecha de ella en los remedios es durante su época de floración. Una época que se extiende desde el mes de abril hasta el final del verano y en la que la Satureja graeca posee la más alta concentración de sus activos.

Propiedades Terapéuticas

 A pesar que la industria la ha dejado de lado por otras que se han estudiado más a fondo, la colicosa, ha sido utilizada desde antaño  por las sabias manos de las mujeres para calmar los terribles dolores que producen los cólicos y aliviar diferentes molestias estomacales.

No son las únicas cosas para las que la podemos utilizar, ya que también es muy útil como cicatrizante y antiséptico.

Modo de uso

  • En decocción. Se agregan 30 gramos de la Satureja graeca en un litro de agua y se cuece durante unos 20 minutos. Cuando el tiempo haya pasado, se toma un colador para evitar que los restos de la planta vuelvan a caer al líquido y lo dejamos que se enfríe. Una vez frío, lo vertimos en una taza y lo endulzamos a gusto.